Una recesión global aguda es ahora un hecho consumado. Los pronósticos económicos se han revisado repetidamente a la baja dada la explosiva propagación de la pandemia y a medida que los gobiernos mundiales han impuesto cuarentenas draconianas o paralizaciones totales a la actividad diaria alrededor de todo el mundo.